Cuento: Una experiencia de vida

Un rayo de sol se colaba por la ventana en aquella tibia tarde de septiembre. Rezagado, parecía no querer irse, para descubrir la intimidad de dos ancianos, que, tomados de la mano, estaban sentados frente al televisor.

Con movimientos lentos ambos giraron la cabeza y se miraron. Clavaron sus ojos el uno en el otro, profundamente, en un silencio largo, sin límites. Nunca se habían visto: eran ciegos. Tras largos años de convivencia se percibían en los gestos, en las miradas, como cuando un espectador contempla un cuadro y trata de captar las emociones, el sentimiento que le inspira. La vida de ambos corría como trenes que van por vías paralelas, no tienen perspectiva de juntarse, pero en algún momento fortuito del destino dos vagones se descarrilan y se chocan. Esa circunstancia impensada fue su ceguera, que en ese instante dejó de ser la mano siniestra de Dios para ponerlos frente al amor.

En ese cruce de dos destinos se amaron apenas se conocieron, con un amor raro, intenso, sin imágenes. Ella lo reconocía mientras que él percibía su cabello y alcanzaba a percatarse de sus movimientos cuando ella se desplazaba. Extraña combinación de claridades y oscuridades, de olor a jazmín y de lluvia antes que llueva, de los silencios y de los sentidos. Inexplicable sentimiento, que más que amor era el compartir códigos propios.

Ese es su templo, que les da a cada uno su comprensión del otro. Cuando esos dos vagones descarrilaron, la vida les entregó esa nueva oportunidad. A ella, aquella nena de lentes gruesos que salía en la noche a mirar las estrellas cuando toda la casa dormía, para llevarlas en su retina para siempre… Y a él, ese hombre que había recibido en su cabeza un balazo de quien, paradójicamente, más lo amaba: su propio padre.

El anochecer sorprendió a los dos ancianos dormidos con la complicidad del televisor, donde la telenovela narraba una historia mucho menos real que la de sus propias vidas. Es posible trascender el sufrimiento para transformarlo en una experiencia de aprendizaje.

Comparta este contenido:

1 comentario en «Cuento: Una experiencia de vida»

Deja un comentario